INVITADO DE HONOR


Montevideano, nacido en marzo del 43.
Poeta, narrador, investigador del Tango.
Prof. de Idioma Español, especialista en lunfardo.
Prisionero político durante 13 años. (1972-1985).
Integrante del radical GRUPO VANGUARDIA de poesía en los años 60.
y desde el 85 miembro del grupo de poetas de EDICIONES DE UNO.
Es uno de los fundadores de la Casa de los Escritores del Uruguay.
Hace 60 años decidió no presentarse a ningún concurso literario.
Dirige la editorial digital Poetas A/costad@s.
Tiene 122 títulos publicados.

 

ENLACE A SUS PUBLICACIONES ELECTRÓNICAS:
http://poetasacostados.blogspot.com

Miguel Ángel Olivera
Miguel Ángel Olivera
Arturo Castellá

“misa de faldas
– querosén, tajo y cuchillo-
que ardió en los conventillos
y ardió en mi corazón…”

Villoldo-Marambio-Discépolo


al sur de tanta pampa
cuando la aldea lindaba con el campo
y las pezuñas levantaban polvo
tropeadas por peones de alpargatas…

después de payadores y milongas
después de cupleteras y cantores anónimos
los músicos pioneros invadieron el aire
y el tango entró a ponerle sonido al horizonte…

a puro trío nervioso de tangos ambulantes
-a flauta y a violín y a guitarras latosas-
se enllamaró el suburbio –más suburbio que nunca-
y todo el arrabal se conmovió en bailongo…

y no quedó una frente / una boca / una cadera/
una cintura / un pie / una entrepierna
que no fuera a quemarse y a soltar sus antorchas
en esa gran fogata que nos prendió la mecha…

todo ardió por abajo…donde nace el tamaño
prendió fuego a zaguanes y a patios bajo parras
a bodegones turbios…a burdeles atroces
a enramadas con piso de tierra bien regada…

las llamas consumían pasiones y desgracias
y crímenes y hazañas y versos y romances
la música de un pueblo nacía y se bailaba
por circos remendados / por teatrillos baratos/
por organitos románticos / por bailetines de rompe-y-raja/
por conventillos de inmigrantes / por callejones empedrados/
por oscuros almacenes / por bolichones atorrantes/
por quilombos desahuciados con minas de morondanga/
por picaderos con olor a alfalfa / por cafetines de bataclanas/
por los piringundines más bichicomes y calandracas…

y en ese cielo humoso / cuando caía la tarde
a la luz de ese incendio musical de la orilla
cruzó un ángel fundando hembrajes y hombredades
al son de un son tan mágico / tan villoldo y sonoro
hecho de besos…sangre…roce de enaguas…tajos
corazones que queman…corazones quemados
amor desde las tripas : santoiseña de TANGO…

Arturo Castellá


cantorcito de cuarta
-a la copa
y
al pide-
repertorio gastado en mediasnoches turbias
bulto sonoro de boliche rasposo con propinas
arrinconado juglar de verdades antiguas…

no calles/ no te entregues/ no nos dejes
seguí cantando tu canción estéril
seguí golpeando con tu voz anónima
el trozo zurdo de emoción
que aún queda
en cada parroquiano de la roña
y
de la sucia cerrazón del alma:
los que no pueden más
los que no quieren
más lola
ni
más nada…

no nos dejes morir
en silencio
y
a secas
(los viejos tangos
no serán
sin vos
y
nosotros
tampoco…)

Arturo Castellá

…ese milagro que ya no existe…


(en el palco
-hieráticas/ lejanas-
en ese mishio altarcito nocturno
diosas paganas de polvera y rimel
amadas en secreto por los curdas…)

hay olor a mujer en esta música…
hay mujeres
de mirada baja/ de paleta baja
y
de aroma muy alta…

           enaguas blancas
olor a ojeras
           flores secas
(madrugada cargada
de tangos de academia…)

flauta besada como nuncanadie
teclado acariciado con temblores de novia
violín sobado al rojo como amante insaciable
guitarra encima de la falda –adentro-
vibrando en un orgasmo bordoneado…

madamitas del palco
más cerquita del cielo
angelitas de escote
como zanjas ardiendo…

                             un verso
nadie les tiró un pétalo
                             un amor…

se fueron lentamente/ en silencio/ y muy solas

                     su historia
enfundaron su instrumento
                     sus tangos…

ya no están/ ya no existen/ ya no queda ninguna

callaron
              se apagaron
                                   se casaron…

Arturo Castellá

A Carlitos Roldán, y en él a todos…


no había atril
para vos
cuando inventaron
eso de estribillar desde la orquesta
-un instrumento más
cantar unos versitos
y
dejar que se lucieran
los solistas…-

después será después

              se abrió paso
tu gola se ganó su lugar
              se fue quedando
y
hoy
letramente.
hoy
no hay tango
si el torenca no está
para contarlo…

Arturo Castellá

A Rosita Quiroga, Ada Falcón y Mercedes Simone:
          Únicas…


había que sacarlas
de las copas / del humo
de la tranza berreta entre las mesas
de la sórdida pieza en la trastienda
con cama y lavatorio y soledad de a dos…

dejar de ser la mina
que mueve las caderas
muestra las chochas
hasta el muslo y la liga
hace el ocho y el corte y la sentada
se sacude en la pista
calienta a los clientes
y revolea las narpies
y el fiolo la vigila…

había que sacarlas
del cuarto de burdel
de servir vasos entre curdas pesados
esquivar manotazos de caricias al paso
calcular las propinas por dejarse palpar…

había que sacarlas de la mugre
salvarles la garganta y los ojazos
subirle la pollera y bajarle el escote
(solo para mostrar y nadamás)
y abrir la correntada de su voz…

que canten…
que pongan su dulzura en la canción
que reinen
que amasen nuestro ardor /nuestro dolor
cantando
que amasijen la bronca y los deseos
en la letra de un tango
y lo digan
lo giman
lo saquen como un dios entre los labios
lo escupan como un hijo melodioso
lo besen como un beso insoportable
lo repartan / lo canten…

ponerlas a volar
entre la orquesta y el cielo
entre la luz y yo
entre vos y la muerte…

había que salvarlas
y amarlas
y oírlas
y aplaudirlas…